General

6 tips para el cuidado de tus manos y uñas

Nuestras manos hablan por nosotros y el trabajo al que se ven enfrentadas día a día no debe ser escusa para tener unas manos y uñas abandonadas. Incluye una rutina para tus manos al igual que lo haces para otras partes de tu cuerpo.

1. Aliméntate de una manera balanceada

Ten en cuenta los alimentos, ya que de lo que comamos diariamente depende el aspecto de nuestras uñas, puesto que una carencia en alguna vitamina se refleja en uñas quebradizas, escamosas, amarillentas o laminadas.

Los alimentos ricos en vitamina A y B son ideales en unas uñas frágiles, al igual que los cereales, levadura de cerveza, tomates, pimientos rojos, zanahoria, nueces, almendras y pescados. Asimismo, se recomienda un consumo equilibrado de productos lácteos, que aportan el calcio necesario para lucir unas uñas sanas y fuertes.

2. Protege tus manos con guantes en actividades expuestas al agua

Usa siempre guantes para lavar los platos, tanto para proteger el esmalte como para evitar que por el contacto excesivo de agua y jabón aparezcan hongos. Recuerda también el uso de guantes para trabajos con madera, resinas, jardinería y tareas en donde los materiales abrasivos pongan en peligro tus manos.

3. Hidrata tus uñas y cutículas

Las uñas requieren hidratación para estar sanas y fuertes. Puedes acudir a algún hidratante del mercado los cuales se encuentran fabricados con componentes como aceite de ricino y aloe vera, o simplemente puedes tomar aceite de oliva de cocina y aplicar una gota en la cutícula de cada uña con el fin de realizar un masaje alrededor de la uña para eliminar la resequedad y devolver la vitalidad tanto a la piel como a la uña. Puedes dejar 5 minutos y luego enjuagar. Ten en cuenta que el aceite de ricino sirve para endurecer tus uñas.
No las recortes demasiado a menos de que te percates que tienes un uñero. Solo empújalas una vez hidratadas con ayuda de un palito de naranjo.
Aplícate con frecuencia crema de manos.

4. Cortar las uñas

Corta tus uñas con cortaúñas cuando estas se encuentren húmedas bien sea en el momento de la manicura o después de salir del baño, ya que es más fácil al estar reblandecidas.

5. Blanquea tus uñas

Si tus uñas han tomado un color amarillento bien sea por el paso del tiempo, residuos de esmaltes que quedan en ellas o por el vicio del cigarrillo puedes blanquearlas al sumergirlas en Zumo de limón, bicarbonato y aceite de oliva.
Para reforzar esta limpieza, en mercado están disponibles bases de limón que te ayudan a despercudir tus uñas con el uso de este a través del tiempo.
Recuerda antes de aplicar el esmalte de color usar siempre una base de limón, ajo o rosada.

6. Desmaquilla tus uñas adecuadamente

Los removedores deben ser eficaces a la hora de retirar el color anterior de la uña, pero no por ello debemos sacrificar la integridad de nuestras manos. Los removedores sin acetona son excelentes porque hoy en día vienen enriquecidos con aceite de ricino, extracto de algas marinas para proporcionar mayor hidratación.
Recuerda que la acetona es dañina para tu salud y quita la keratina de tus uñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *